0300

Cuidado con los andamios

En cualquier trabajo de construcción conviven muchos factores que se deben tener en cuenta: Calidad, Economía y, no menos importante, Seguridad. Los andamios constituyen un medio auxiliar fundamental en nuestras obras. Sin embargo, no siempre se encuentran en las condiciones adecuadas, ni son instalados de la manera adecuada… ni por la persona adecuada.

Los andamios son un medio auxiliar que se utiliza con gran frecuencia en todo tipo de obras de construcción, ya sean de Mantenimiento, Rehabilitación, u Obra nueva.
Nos dan la posibilidad de realizar trabajos en altura de forma cómoda y segura, ya que no solo permiten el acceso al lugar donde realizar el trabajo sino también acopiar y disponer de los materiales necesarios (sin superar, eso sí, las cargas para las que se encuentra preparado el andamio).
Sin embargo su carácter provisional hace que no siempre se tengan en cuenta las medidas de seguridad necesarias para su uso.
Estas imágenes las tomé paseando por un pueblo de Castilla. A una cierta distancia lo primero que pensé fue: “Vaya, parece que al paisano se le ha olvidado recoger el palet de madera”. Pero al acercarme no me quedó mas remedio que ir a buscar la cámara de fotos.

NUESTRA REALIDAD

En España es bastante habitual que un particular, o pequeño constructor acometa pequeñas (o no tan pequeñas) obras con andamios sin ninguna planificación, equipos deficientes y conocimientos (y preocupación) prácticamente nulos en materia de seguridad.
Por eso es habitual encontrar andamios incompletos o realizados “a retales en los que faltan protecciones laterales, rodapiés, escaleras interiores, o con apoyos deficientes. Este último punto fue el que más me llamó la atención del andamio de la imagen.
A simple vista ya se ve que se trata de un andamio prestado o que el dueño de la vivienda guarda para reparaciones puntales. Sus elementos son los mínimos: ni rastro de un rodapie, barandilla o malla de protección; en cuanto a plataformas: las que tenía a mano, claramente insuficientes; escaleras… ¡¡¡ Dispone de escaleras interiores !!! Pero donde naufraga de manera estrepitosa en en su apoyo.

Veamos por qué:

Siempre, y lo ponemos en negrita y mayúsculas: SIEMPRE que se van a realizar trabajos a una cierta altura deben disponerse los medios para evitar los daños personales o materiales que pueda ocasionar la caída de objetos (herramientas, fragmentos de fachada, etc).

En este caso, nada hubiera costado (bueno sí, poco más de 10 €, hagan los cálculos…) delimitar la zona con una cinta de plástico (1€) sujetándola a 4 postes (palos de escoba: 3,20 €) colocados sobre bases lastradas (cubos : 9,20 € llenos de arena, gratis)
De paso se evita el riesgo que supone el aparcamiento de automóviles a menos de 1 metro del andamio y sobre todo se disuade a las personas, especialmente a las más pequeñas, de caminar por debajo.

Pero lo llamativo lo encontramos en esta imagen:

falta de seguridad en apoyo de andamio

En efecto. En algún momento de la vida del andamio se extraviaron un par de husillos que permiten regular la placa de apoyo en altura y que toda la estructura quede bien nivelada.
Este contratiempo ha sido “resuelto” en este caso procediendo a apoyar directamente el marco sobre un palet formado por tableros de madera (era lo que tenían a mano).
Pero (vaya por Dios…) como la calzada tenía caída el palet tampoco acababa de apoyar bien y ha sido necesario “calzarlo” con ¡¡¡¡ POLIESTIRENO EXTRUIDO!!!!

Sobran los comentarios.

El movimiento de personas y cargas sobre el andamio produce picos de tensión en la base del andamio que puede provocar una deformación (aplastamiento) del poliestireno. Eso puede provocar una inestabilidad (cojeo) del andamio que puede ser imperceptible en un inicio, pero que va en aumento con cada nueva modificación de la carga.
El primer mandamiento para un montador de andamios debería ser la ESTABILIDAD. Y este corre el peligro de no cumplirlo.

ALGUNAS REFLEXIONES:

Lo del palet y el poliestireno es tan llamativo que no he dicho nada del apoyo que se ve más a la derecha sobre un tarugo de madera mas estrecho que la placa del andamio. Peccata minuta.

No puedo dejar de imaginarme a un niño de más de 20 kilos de peso saltando sobre el extremo del palet a modo de trampolín. Te aseguro que la ídea no es tan descabellada.

Si presumes de buen observador/a y además del andamio bailarín te han llamado la atención las humedades de la fachada que se ven al fondo de la primera imagen puedes echarle un vistazo a este post

Y UN PAR DE DESCARGAS:

En Las siguientes Normas Técnicas de Prevención se explican de forma gráfica y muy clara los factores de riesgo, Medidas de Prevención y Pautas de montaje, desmontaje y utilización de los andamios prefabricados:
NTP 669. Andamios de trabajo prefabricados (I) Normas Constructivas.
NTP 670. Andamios de trabajo prefabricados (II) Montaje y Utilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

3 thoughts on “Cuidado con los andamios”

Edificios llenos de vida