Fisura diagonal

Inspección Técnica de Edificios. Fisuras

Las fisuras son uno de los daños que con mas frecuencia nos solemos encontrar al realizar una Inspección Técnica de Edificios.
Conocer su evolución nos aportará información decisiva sobre el problema: podrá aclararnos qué causas la ocasionaron, cuál es su importancia real y finalmente nos permitirá decantarnos por la solución más segura y económica posible.

A menudo cuando visitamos un inmueble junto al propietario para realizar una Inspección Técnica de Edificios, detectamos la existencia de fisuras. Es habitual que el propietario ya tenga constancia de su existencia, y al ser un signo muy evidente de que algo en nuestro edificio no está funcionando como debería surgen interrogantes acerca de las causas, importancia y posibles soluciones a adoptar.
Por experiencia, antes de efectuar cualquier juicio, lo mejor es ser muy prudente.

Aunque parezca mentira, no existe un acuerdo acerca de a qué se llama fisura y a qué se llama grieta.
OPCIÓN 1:
Grieta: Afecta a elemento estructural
Fisura: Afecta a elemento no estructural
OPCIÓN 2:
Grieta: Afecta a un elemento en todo su espesor
Fisura: Afecta a la superfice o acabado superficial
OPCIÓN 3 ;):
Fisura: Aparece en nuestras obras
Grieta: Aparece en las obras de los demás
Real Academia Española de la Lengua:
Fisura: Grieta que se produce en un objeto
Grieta: Hendidura alargada que se hace en un cuerpo sólido.
____________________________________
Entendiendo que son prácticamnte sinónimos en el siguiente post utilizaremos el término genérico “fisura”.

Fisuras “vivas” o “muertas”

Se dice que una fisura está viva cuando varía en cualquiera de sus dimensiones (longitud, anchura o profundidad). Se dice que está muerta cuando se ha estabilizado y no se produce ningún cambio en sus dimensiones.

Por qué es importante

Toda fisura es el síntoma de que hay algo que no funciona, es decir existe un elemento que no está preparado para soportar la tensión a que se ve sometido y por eso se rompe (se fisura). Mientras la fisura está viva, debemos suponer que la causa perdura (a veces la causa ni siquiera se encuentra en el mismo elemento que rompe). Y si la causa perdura, el daño irá a mayores y no siempre es posible predecir hasta donde puede llegar.
Si una fisura está muerta podemos deducir, no tanto que la causa ha desaparecido, sino que se ha llegado a un punto de equilibrio en que cada elemento resiste lo que puede resistir. Es decir, se ha deformado para adaptarse a la nueva situación.

A simple vista

Como es muy complicado (muchas veces imposible) determinar a simple vista si una fisura está viva o muerta se recurre al uso de testigos. El testigo es un instrumento que nos permite conocer la evolución de las fisuras: los más sencillo permiten solamente determinar si la fisura está viva o muerta con una estimación en la velocidad de apertura. Los más sofisticados pueden medir la deformación en anchura, altura y profundidad con una precisión de décimas de milímetro.

En construcción los testigos más habituales son:

TESTIGOS DE YESO

Testigo de yeso colocado en interior

Son muy sencillos y económicos de colocar, aunque en exteriores pueden no funcionar de manera adecuada. Consiste en una o varias tiras de yeso de aproximadamente 10x4x1,5 cm que se colocan transversalmente a la fisura. El soporte debe haber sido limpiado previamente para facilitar la adherencia del testigo.
Debido a su rigidez, con movimientos muy pequeños del soporte, el yeso rompe.
Es necesario realizar un registro de los testigos colocados indicando la situación y fecha de colocación donde se prevea también la periodicidad de la revisión. Debido a su simplicidad, tan sólo nos permiten conocer si existen o no desplazamientos, pero no estimar su magnitud o velocidad.

FISURÓMETRO de regleta

Fisura interior con testigo de regleta

Aunque son menos económicos que los de yeso, son adecuados para exteriores y permiten llevar un seguimiento de la evolución de la fisura. Consiste en una regla de compuesta por dos piezas plástico que se sujetan a los lados de la fisura. Lleva incorporada una escala graduada con una precisión que puede oscilar entre 0,5 y 0,1 mm, por lo que es posible establecer una evolución de las fisuras en el tiempo.

Seguimiento

Una vez colocados los testigos deben ser revisados periódicamente. Es habitual hacerlo a los 7, 14, 30, 60 y 90 días. Si al cabo de este tiempo no hay indicios de que se hay producido ningún movimiento se entenderá que las fisuras están muertas y se podrá proceder a su reparación. En caso contrario deberá estudiarse la manera de estabilizar los elementos cuyo movimiento produce la fisura. A veces es necesario recurrir a técnicas de apeo provisionales antes de realizar los refuerzos y/o consolidaciones definitivas.

Fisurómetro de regleta
1605
1606

Existen otros tipos de fisurómetros que pueden darnos una información más detallado acerca de la evolución de las fisuras, pero son muy poco empleados en rehabilitación.
En www.gisiberica.com se puede encontrar completo catálogo de instrumentos para la medición de fisuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edificios llenos de vida