0401

Inspección Técnica de Edificios. Seguridad en fachadas

En abril de 2013, el desprendimiento de un fragmento de la fachada de un edificio residencial en Oviedo se convirtió en un trágico tema de actualidad. (ver noticia)
Analizamos desde un punto de vista puramente técnico el incidente y reflexionamos acerca de la de la ITE (Inspección Técnica de Edificios) y la posibilidad real de que sea una herramienta que reduzca de manera importante las situaciones de riesgo en nuestros edificios.

De manera periódica suelen producirse noticias que nos hacen volver la mirada hacia el estado en que se encuentran nuestros edificios. Volvemos a hablar de conservación, obras de mantenimiento, ITE, etc aunque sólo sea por unas horas.
En el caso que nos ocupa parte de una fachada de un edificio de viviendas se desprendía cayendo desde una tercera planta dejando sin vida a una mujer de 49 años de edad que transitaba en ese momento por la calle.
Ocurrió en Oviedo, como podría haber ocurrido en cualquier capital de provincia española ya que el sistema constructivo empleado en la fachada ha sido el más utilizado en toda España a lo largo de los últimos 60 años.

Hace menos de un par de meses en un post titulado “A forjado descubierto” analizamos las causas que habían producido el desprendimiento del chapado de un tramo de forjado en un edificio situado en la Comunidad de Madrid.
Para saber cómo era la fachada haz click aquí

hoja ladrillo sobre forjado
hoja ladrillo sobre forjado

Este tipo de fachadas se compone de una hoja principal resistente de fábrica de ladrillo que va de forjado a forjado volando (sobresaliendo) unos centímetros al exterior según se representa en el croquis 1.
Aunque no siempre ocurre, es recomendable enfoscar que la cara interior de la fábrica.
Se deja un espacio libre (camara de aire) y se trasdosa con un tabique acabado en yeso.

Las variaciones que admite este sistema son muy numerosas: la hoja resistente puede ser de medio pie (11,5cm.) o de un pie (24 cm. Aunque no es habitual) la cámara de aire puede variar en un espesor de 4 a 10 cm y puede alojar material aislante en placas o proyectado. El tabique de trasdosado puede estar hecho de ladrillo hueco sencillo, rasillones (4cm. Ambos) o ladrillo hueco doble (8 cm) o incluso ser sustituido por un tabique de yeso laminado sobre montantes metálicos (pladur).
chapado de plaqueta de ladrillo

Resta solo revestir el frente del forjado que queda visto desde el exterior. Hay fundamentalmente 2 razones que justifican el revestimiento de los frentes de forjado: la primera es estética, la segunda por comportamiento energético: es una zona de menor resistencia térmica que permite importantes pérdidas de calor (denominada puente térmico).
La solución más habitual es la que se refleja en la imagen nº3. Consiste en colocar una plaqueta del mismo ladrillo que el resto de la fachada de modo que ésta presente un aspecto contínuo en toda su altura. El chapado debe tener algo menos de 4 cm de espesor para enrasar con el resto de la fábrica de ladrillo.

chapado con piezas ceramicas

Pero en el edificio de Oviedo no se adoptó esta solución. Con la idea de marcar planos horizontales el chapado se realizó con varias piezas cerámicas, que sobresalían al menos 8 ó 9 cm del plano de fachada. El croquis nº 4 es solo un ejemplo que no se correponde con la solución real, pero deja ver algo que es evidente: (al menos ahora lo es) el apoyo del chapado es muy escaso (en alguna zona inexistente), lo que hace que, no existiendo piezas metálicas de anclaje, no quede más remedio que confiarle el equilibrio del conjunto al mortero que une las piezas cerámicas con el frente de forjado de hormigón.
Un mortero que puede estar irregularmente dosificado, que puede haber sido afectado por la humedad o heladas a lo largo de 50 años.

El desprendimiento de elementos de fachada es un suceso más habitual de lo que pensamos. Afortunadamente son muy pocos los casos en que se producen caída de materiales a la vía pública y muchos menos los que ocasionan daños.
Tras el suceso una de las primeras preguntas que surgió fue:

¿Ha pasado el inmueble la ITE?

Respuesta: no. El Ayuntamiento de Oviedo está a la espera de que se apruebe la normativa regional que regula la Inspección Técnica de Edificios, si bien la inspección es obligatoria desde el pasado mes de julio para todos los edificios de más de 50 años.
La siguiente pregunta cae por su propio peso:

¿Se podría haber evitado este suceso si el inmueble se hubiera realizado al ITE?

Parece ser que los responsables municipales lo tienen claro:

Según el concejal de urbanismo:
«El calor seguido de intensas lluvias y la gran humedad pueden ser las causas del accidente; pero es algo imposible de detectar»
Y según el alcalde:
«Aunque se hubiera realizado una inspección técnica del edificio no se hubiera podido evitar el trágico accidente»

Lógicamente, por muy alto que sea el cargo municipal que se ostente, es imposible saberlo.

Es cierto que hay casos en los que no hay indicios de que un elemento se encuentra en mal estado. Es mucho más frecuente que esos indicios (pequeñas fisuras, abombamientos, deformaciones) sean dificilmente perceptibles o sean mal interpretados.
Pero también es cierto que alguien que aporte una mirada experta que no solo busca daños evidentes, sino que comprende un sistema constructivo con sus virtudes y sus puntos peor resueltos puede ser capaz de anticiparse y evitar graves consecuencias.

No decimos que esta tragedia en concreto pudiera haberse evitado. Pero tampoco se puede afirmar que no hubiera señales suficientes para preverla. Es fundamental que el técnico inspector sepa ver más allá de lo que se presenta ante los ojos, sepa detectar una situación potencialmente peligrosa aunque no aparezcan síntomas que hagan presagiar daños a corto plazo.

Y eso… ¿cómo se consigue?

Con una comprensión profunda de cómo han sido construidos nuestros edificios en una epoca y lugar concretos.

Entendiendo de forma global como es un edificio, como se comporta y como le afectan el paso del tiempo, los ciclos climatológicos, los cambios en su entorno, usos etc.

Conociendo los diferentes sistemas constructivos, sus puntos fuertes y aquellos en los que con mas frecuencia se encuentran problemas.

Y eso ¿quién puede dármelo?

A día de hoy en España, tanto arquitectos como arquitectos técnicos e ingenieros de la edificación acreditan formación suficiente como para ir más allá de una mera inspección visual que recoja un informe repleto de obviedades. Por otro lado también exige de los propietarios que elijan al técnico en función de sus conocimientos y solvencia no solo en función de su capacidad para reducir sus honorarios.

Nadie nos puede garantizar que tras una Inspección Técnica de Edificios por muy bien hecha que esté no se vaya a producir una desgracia, pero desde luego estaremos sentando las bases para evitarla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

One thought on “Inspección Técnica de Edificios. Seguridad en fachadas”

  1. La verdad que es cierta toda la información es por ello que hay que estar pendientes de saber el estado de la fachada de nuestro edificio para evitarnos de todos los problemas que puedan ocasionarnos. Gracias por el artiíulo!!!

Edificios llenos de vida